viernes, 22 de febrero de 2008

LAGO STROBEL, SINONIMO DE FANTASIA !!!

El lago Strobel se encuentra ubicado en la zona centro-oeste de la Provincia de Santa Cruz, con una altura de 700 metros sobre el nivel del mar, a 130Km de Gobernador Gregores y a 630Km de Río Gallegos.

Hace ya más de una década que hipnotizados por el folklore de los gigantes del Strobel veníamos amenazando con intentar pescar en este ambiente tan desconocido como misterioso para nosotros. Después de la llegada, por razones laborales, del Guille Tenutta a la localidad de Gobernador Gregores, la cosa empezó a tomar color. Guille, mascarón de proa, decidió empezar a investigar, cosa que realizó con resultados por demás exitosos, llenándonos de anécdotas de las increíbles capturas sobre la margen este del lago.

Con el resultado puesto empezamos los diálogos para poder pescar la margen sur oeste del lago. Pasaron innumerables horas de análisis y estimaciones para poder definir la fecha, incluyendo un permanente sondeo de las páginas web climáticas para poder elegir un fin de semana que fuera favorable. Habiendo decidido intentarlo en Semana Santa, después de programar el viaje durante varios días junto a Miguel, emprendimos el viaje el jueves santo a las 8 de la mañana, previa parada en el lago Cardiel para ir calentando los motores y así poder empezar con la aventura del Strobel el sábado por la mañana.

El Viernes Santo arribamos a las 20:30 Hs a la localidad de Gobernador Gregores, donde Guillermo nos esperaba junto a Norberto, y una hora mas tarde llegaron los dos restantes amigos del team del Strobel, provenientes del Comodoro Rivadavia, Carlos Hermoso y el Doc Carlos. Luego de la cena empezamos a analizar el viaje junto a sus inmensas posibilidades, y fue muy difícil conciliar el sueño ya que la emoción nos embargaba sobremanera.

Sábado de Gloria, 7:00 horas todos arriba, a cargar las dos camionetas para emprender el viaje, un viaje tan corto como duro, de 130 km de camino de ripio. Faltando 29 km llegamos a la meseta del Strobel, minada, infestada de piedras volcánicas de todos los tamaños imaginables, y ahí comenzó la gran aventura. Con los vehículos a paso de hombre ( 1ª en doble baja ) , nos llevó más de tres horas recorrerlos, para llegar al “laguito de Norberto”, primera parada. Ya con los equipos armados empezamos a probar suerte, capturando infinidad de arco iris entre 1 y 2.5 kilos.




Después de un poco más de dos horas, y ya con la ansiedad controlada, seguimos viaje hacia el lago. En el camino atravesamos varias veces el río barrancoso para llegar a la estancia Lago Strobel de Don Rodríguez, quien nos facilito las instalaciones, y allí nos esperaba el encargado, Don Luis. Raudamente descargamos los bártulos y disparamos hacia la costa del lago (Agarrate para bajar con la camioneta , bajas 80 metros de altura en menos de 100 metros , casi una pendiente 1: 1 , 45º de pendiente y con una piedras que mas que piedras son monoambientes, que tal!!) Nuevamente a cambiarse y al agua. La costa esta conformada por muchas piedras volcánicas formando grandes barrancos rocosos, alcanzando una importante profundidad de manera casi inmediata, y ya a 10 metros aparece el veril y un verdadero abismo se abre frente a nosotros: señal de atención para no pisar mal y tener que pasar un mal rato.




Munidos de nuestros equipos #6, líneas de 175 grains en adelante, líderes pesados y moscas lastradas, encaramos el lago. Las arco iris no se hicieron esperar, casi en forma inmediata empezamos a sentir el rigor de estos grandes peces dueños de este verdadero paraíso. Los pesos fueron de entre los 3 y los 9 kilos, con un sprint inicial donde nos sacaban mas de 50 metros, mientras la adrenalina fluía por nuestro sistema a velocidades similares. Acercarlas es toda una odisea, la mente a mil, un sinfín de preguntas se hacían eco en nuestra cabeza... los nudos como estarán... el anzuelo aguantará... el líder no tendrá nudos de viento. Toda una tortura.



La afluencia de las grandes arco iris sobre la orilla es cosa común, y en más de una oportunidad se daban los dobletes. El que quedaba libre no sabía para donde disparar con el copo. Así fue transcurriendo la tarde, permanentemente con grandes truchas, en un verdadero paraíso de grandes buques. Empezó a oscurecer y esto, más el frió que nos hacía sentir el rigor de pescar en una zona tan alta, anunciaban el final de la jornada. De esta manera concluimos un sábado lleno de adrenalina, con grandes capturas que nos llenaron de placer, la pesca de nuestras vidas, verdaderos barcos con aleta caudal.


Regresamos a la estancia ( a subir ahora!!) donde Norberto se jugó con un asadito al horno propio de reyes, muy bien regado, más una picada de queso y jamón crudo casero que trajeron los Carlos del Chubut, para chuparse los dedos. Nuevamente sobremesa analizando la pesca que a esa altura ya nos había dejado innumerables recuerdos. Pasaban los minutos y empezamos de a uno a acomodarnos para dormir después de un día realmente tan agotador como placentero, pensando en qué nos depararía el destino para el día siguiente.

Domingo de Pascua, desayuno de por medio y emprendemos el viaje hacia la desembocadura del río Barrancoso, una hora de viaje a paso de hombre como para no olvidarse del día anterior, pero la pesca no dejaba de sorprendernos: verdaderas garrafas tanto en el río como en el lago. A las 14 horas ya estábamos de regreso en la estancia donde Don Luís nos esperaba con un hermoso cordero al asador, toda una delicia luego de la cual comenzamos a cargar las camionetas y a emprender el viaje de regreso. Nuevamente nos esperaban los terribles 29 Km. de piedras volcánicas con sus más de tres horas para poder atravesar la meseta del Strobel. A las 20 horas ya en Gregores, emprendimos el viaje hacia Río Gallegos, llegando de madrugada. Hoy solo quedan los recuerdos, la inmensa alegría de saber que quedan lugares de estas características. Ya con las expectativas más que cumplidas empezamos a organizar una nueva visita al Strobel, paraíso de grandes arco iris.


Gracias “ For ever ” Norberto, Guille y Luis por darme la posibilidad de contarle esto a mis nietos sin necesidad de mentir sobre el porte de las truchas !!!!!

Hasta la próxima aventura en tierras Santacruceñas.

EL GAITA
Manuel González Arias

3 comentarios:

oldsmugglerflyfishing dijo...

¡Gaita! ¿Cómo estas? Ya que no nos vemos más en el for que abandone, te leo por acá.
Siempre estoy con ganas de pescar en el Gallegos. Ahora me entere que Nico P va para allá, me dan más ganas. Algun día me vas a tener por esos lares.
Un abrazo.

Bianca Pascuchelli dijo...

Me encanta pescar y hay pocos sitios en el mundo donde me sentí tan libre y feliz en la actividad. Uno de ellos es la costanera de Argentina. Cuando iba de chica con mis papás, me acuerdo que ellos alquilaban departamentos en Buenos Aires cerca de allí, donde también hay muchos lugares especializados que venden cañas y producto para la pesca a los mejores precios. Uno se puede pasar la tarde entre la naturaleza y la ciudad y se va volando!

Ezequiel Cánepa dijo...

Hola manuel, que tal? Podrías enviarme algun dato de contacto con la gente de la estancia o alguna persona que guie un viaje hasta el Strobel?? Desde ya muchas gracias. Ezequiel canepaezequiel@gmail.com saludos!!